Fracturación hidráulica

El caudalímetro de pistón Modelo P213 y el caudalímetro de engranajes Modelo G015 están especificados para ofrecer una salida de alta resolución que puede informar caudales hasta una centésima de un ml/min. Gracias a este nivel de medición de caudal, los operadores pueden verificar continuamente una mezcla exacta de fondo del pozo, y no tienen que depender de las RPM de la bomba o una medición de presión de baja resolución para intentar detectar los caudales de la mezcla.

Una fractura hidráulica se forma bombeando el líquido de fractura dentro de la boca del pozo a una velocidad suficiente para aumentar la presión en el fondo del pozo. Esta presión ocasiona que las grietas naturales de la formación se expandan, permitiendo que el fluido de fractura ingrese y extienda la grieta todavía más dentro de la formación. Para mantener la fractura abierta una vez que se detiene la inyección, se inyecta una arena maciza y generalmente redonda que mantiene abierta la fractura y al mismo tiempo ofrece un medio permeable para que pase el gas.

El fluido de fractura puede consistir en diversos gases o fluidos, pero suele ser una mezcla de agua y agentes espumantes, anticorrosivos, metanol y agentes reticulantes.

Perforar un orificio o pozo implica aplicar presión descendente sobre una broca giratoria. Esta acción de perforación produce fragmentos de roca y partículas finas que pueden ingresar en las grietas y los poros de la pared de la boca del pozo, y así perjudicar la permeabilidad en la boca del pozo y las áreas cercanas. El daño reduce el flujo hacia el orificio desde la formación rocosa circundante, y sella el orificio parcialmente de la roca. Se puede recurrir a la fractura hidráulica para mitigar este daño.

Según la naturaleza geológica de la formación, distintas mezclas arrojarán los mejores resultados. Una vez determinada una mezcla óptima, se usa una unidad de aditivo químico para monitorear con precisión los agregados químicos al flujo de agua de alta presión. Se puede usar un máximo de 5 flujos medidos para crear la mezcla requerida. Los bajos caudales y la medición de alta resolución del Modelo 213 permiten mantener la receta en proporciones exactas.

Se suele aplicar fractura hidráulica en pozos perforados en roca que contiene gas natural y presenta una baja permeabilidad. Se estima que un 90% de los pozos de gas natural de los Estados Unidos emplean fractura hidráulica para producir gas a niveles económicos.